Proyecto educativo

Nuestros colegios concertados podrían definirse como Escuelas en el Arte de la Vida.

Educamos, sí, para aprender a conocer, a hacer… pero nuestro objetivo final es educar a cada persona, a cada estudiante que se nos confía, para la vida, para ser. Y hacerlo con los mejores profesionales y metodologías.

EDUCACIÓN CATÓLICA.

Apostamos por una acción educativa de calidad, de excelencia -sacar de cada alumno lo mejor de sí-, y de equidad e inclusiva, en el marco de una concepción cristiana de la persona y del mundo. Pretendemos llevar a cabo nuestra labor con la colaboración y complicidad de la familia, como primera educadora.

Promovemos una formación en valores humanos vividos desde el carisma franciscano.

EDUCACIÓN PERSONALIZADA E INTEGRAL.

Valoramos la educación centrada en cada persona, en su propio proceso de crecimiento -integral- y maduración y en la concepción de que todos poseemos capacidades diversas, que tenemos derecho – y deber – de desarrollar al máximo, en beneficio propio y de la sociedad de la que formamos parte.

A tal fin, trabajamos por hacer de nuestros alumnos personas responsables, positivas, resilientes y esforzadas, motivadas y comprometidas.

TRABAJO EN EQUIPO: JUNTOS SOMOS MEJORES.

Acentuamos la dimensión social del proceso educativo; favorecemos el trabajo en equipo y, a través de este, el diálogo, la cooperación, el crecimiento y la solidaridad de todos sus integrantes.

_

Educación católica, personalizada e integral. Educamos para la vida…

_

ENTRE TODOS ILUMINAMOS
EL MUNDO

Solo llegando al corazón hacemos verdadera educación

Carolina Baron