San Francisco de Asís

Nuestra Fundación tiene el regalo -también la responsabilidad- de tener a San Francisco de Asís como parte de su ser.

San Francisco es en nuestros centros referente de lo que supone la confianza en Dios, en todas las criaturas, la aceptación y respeto por todos los seres y el compromiso con los demás. Su capacidad de vivir en armonía con la naturaleza, los animales, la relación cordial con las personas y con Dios, nos enseña a aceptar lo que nos rodea respetando a los más pequeños, poniéndonos en el lugar del otro. La figura de Francisco nos ilumina y orienta en nuestro caminar. Supo vivir desde la fe y la esperanza las situaciones cotidianas, animando a los que vivían cerca de él a afrontar la vida desde la relación de amistad y de esfuerzo para conseguir sus metas. Su conocimiento de los demás, su amor por los que le rodeaban, su especial cuidado por los más débiles, nos ayuda a aprender a confiar en los demás como muestra de respeto hacia ellos y forma de acompañarlos.

Su humildad y sencillez hacía que fuese muy fácil para quienes le rodeaban estar con él, supo ver lo bueno de cada uno. Francisco estaba tan lleno de Dios, que para él todos eran hermanos, la apariencia daba igual, a nadie cerraba puertas, todos eran creación de Dios.

En nuestros centros nos sentimos invitados por él a ser más acogedores, más valientes y generosos. Con su vida, nos invita a ser humildes, sencillos, a compartir y a rezar para que nos sea más fácil abrirnos a los demás.

San Francisco fue capaz de mirar más allá de las cosas y descubrir la belleza en el interior de todas las criaturas. El silencio fue para él su manera de comunicarse con Dios y con los demás, crear fraternidad y armonía en su vida diaria.

Le apasionaba pararse, sentarse y escuchar, contemplar, admirar lo que le rodeaba y en esa contemplación descubría a Dios en todos los seres.

Para nuestra fundación y nuestros colegios, los valores franciscanos son nuestro motor, parte de nuestra identidad y el espejo donde mirarnos para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos.

 

San Francisco es en nuestros centros referente de lo que supone la confianza en Dios, el respeto por todos los seres y el compromiso con los demás…

_

ENTRE TODOS ILUMINAMOS
EL MUNDO

Solo llegando al corazón hacemos verdadera educación

Carolina Baron